La Ruta de los Acantilados. Benitatxell

Dificultad: Baja  Tiempo: 1h. + 1h.   Ruta: lineal de ida y vuelta

La ruta nos lleva por una senda junto al mar que comienza en la Cala del Moraig y nos conduce bajo impresionantes acantilados a la cala Llebeig. Mis amigos Vicente y Noemi, con sus hijos, nos acompañan en esta maravillosa microaventura. 

Una senda bajo los acantilados.

Hace ya tiempo que hice esta ruta y la recuerdo con mucho cariño, debe ser porque nos gustó con locura y además nos lo pasamos la mar de bien.

La ruta empieza cerca de la bajada a la cala del Moraig. 

Excepto al final del recorrido donde hay una pequeña pendiente, la ruta transcurre por una senda llana, lo que resulta  muy cómodo para ir con niños.

El camino es muy entretenido, en él descubrimos distintas construcciones de piedra seca adosadas a la pared rocosa donde encontraban refugio pescadores, agricultores y también contrabandistas.

Una de ellas es la Cova de Pepet del Morret, al lado de la cual hay un espacio muy cómodo junto a unas grandes rocas donde aprovechamos para tomar un tentempié.

Cualquier excusa es buena para que los peques se diviertan, como con estas gotas de agua que caían de entre las rocas. 

Los niños se quedaron maravillados cuando por el camino encontramos esta bonita oruga.

Más adelante pasamos bajo impresionantes paredes de roca caliza que nos dejaron boquiabiertos a todos.

Descendemos por la senda en zigzag a la cala Llebeig, esta quizá sea la parte más difícil para los niños pequeños, ya que como veis en la foto el camino se encuentra en una pequeña pendiente.

La imposibilidad de llegar en coche la convierten en una cala solitaria. Veras varias casetas de pescadores  y un puesto que utilizaba la Guardia Civil para controlar el contrabando. 

Se podría continuar la ruta adentrándonos por el Barranco de la Cala y luego por el de la Viuda y llegaríamos a una urbanización de Moraira. Nosotros decimos estar un rato con los niños disfrutando de la cala para luego regresar  por el mismo camino que habíamos venido y poner fin a un día de excursión maravilloso. 

Si te ha gustado y quieres recibir los próximos artículos puedes suscribirte a la página. 

Guía práctica

Cómo llegar

Desde el municipio de Poble Nou de Benitatxell (O Benitatxell) seguimos las indicaciones a la urbanización Cumbres del Sol y desde aquí seguimos los paneles a la playa o cala del Moraig. Llegaremos a un cruce donde hay un pequeño aparcamiento, justo antes de la fuerte bajada a la Cala del Moraig, en este punto dejaremos el coche. Subimos a pie por la carretera a mano derecha que nace en este cruce y aproximadamente a 150 m  encontramos el panel de información del inicio de  la ruta.

Cuándo ir

Cualquier época del año es ideal para disfrutar esta ruta.

En verano es mejor recorrerla por la tarde que la senda esta a la sombra.

¿Sabías que?

La costa de la Comunitat Valenciana esconde playas y calas de ensueño pero también tiene acantilados imponentes.

Los acantilados más altos de la C.V. los encontramos en la provincia de Alicante

Serra Gelada: 438 metros.

Peñón de Ifach: 332 metros

Cabo de San Antonio: 160 metros.

Propuestas cercanas

La Falla del Moraig

Por la carretera que baja a la cala del Moraig  se encuentra a mano derecha una senda  señalizada a la falla del Moraig. Impresionante, no te la pierdas, senda muy corta unos 300 metros.

La Cova dels Arcs

Nada más bajar a la cala del Moraig, a mano derecha, encontraras esta cueva.

Ruta a la Cala dels Testos

Solo recomendada para los + experimentados. Unos metros antes de llegar al aparcamiento donde hemos dejado el coche para hacer la ruta de los acantilados, veras unas escaleras que te llevaran por el cauce del Barranc de l’Infern hasta la cala.



No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

La Ruta de los Acantilados. Benitatxell

La Ruta de los Acantilados. Benitatxell

Dificultad: Baja  Tiempo: 1h. + 1h.   Ruta: lineal de ida y vuelta

La ruta nos lleva por una senda junto al mar que comienza en la Cala del Moraig y nos conduce bajo impresionantes acantilados a la cala Llebeig. Mis amigos Vicente y Noemi, con sus hijos, nos acompañan en esta maravillosa microaventura.